•  02-207-0362
  •        info@emprosal.com

Blog

Sal marina relajante

Toma un baño de sal para relajarte

Desde la antigüedad, la sal de mar se ha considerado como un remedio casero para numerosos males físicos, emocionales y energéticos; como por ejemplo, estrés, eczema, psoriasis, dolor muscular, celulitis, piel seca y acné. Vamos a platicarte de los beneficios de las sales marinas que podemos disfrutar en nuestra bañera porque, aunque los baños de sal marina son mayormente reconocidos por brindar bondades a nuestra piel, la realidad es que también nos ayudan en otras partes del cuerpo.

Día a día, nuestra vida puede contener elementos perjudiciales que quizás no podemos evitar, tanto el estrés como una mala alimentación son ejemplos de ello. Este tipo de situaciones son dañinas para los órganos que se encargan de depurarnos (como nuestro hígado, riñones y piel), pudiendo perjudicar nuestro proceso natural de desintoxicación.

Para ayudar a nuestro organismo, los minerales que se encuentran en la sal de mar pueden ser grandes aliados dado que contienen muchos minerales que la piel absorbe fácilmente a medida que el agua caliente abre nuestros poros.De hecho, gracias al magnesio que hay en la sal de mar, sus baños proveen múltiples beneficios para la salud. En especial cuando se trata de reducir los síntomas de:

– Enfermedades cardiovasculares,

– problemas respiratorios como el asma,

– eclampsia,

– afectaciones en la piel como eczemas,

– dolores musculares después de una actividad física intensa,

– dificultades digestivos –como laxante–,

– e inclusive dolores de cabeza vasculares.

La sal de mar ha sido utilizada para fines estéticos y de salud; como por ejemplo un remedio económico e inmediato para el estrés. Basta con relajarse en un baño con sal marina para liberarse de los síntomas causados por altas dosis de adrenalina y cortisol en el cuerpo. Esto es posible gracias a que el magnesio, un supresor de los neurotransmisores del estrés, ayudan a elevar los niveles de serotonina en el cerebro, induciendo a la sensación de bienestar, tranquilidad y relajamiento.

¿Cómo funciona?

En caso que tengas una tina, añade dos tazas de sal marina al agua tibia, y quédate alrededor de 12 minutos dentro de ella.

En caso que tengas una regadera, remoja tu cuerpo, coloca un puñado de sal marina en la mano y restriégala en todas las partes del cuerpo –enfocándolo en codos, rodillas y cuello–.

Si es posible, agrega aceite esencial de lavanda para aumentar la intensidad. Esto te ayudará a sentirte más frescx inclusive.

La sal ayudará a relajarte e inclusive a tratar cualquier hongo que se encuentre en las uñas de los pies y a sanar moretones de manera más rápido.

Leave a reply