•  02-207-0362
  •        info@emprosal.com

Blog

Gracias a la cantidad de calcio que tiene la sal marina, ésta puede convertirse en tu mejor aliada para limpiar los poros obstruidos en la piel.

Sal Marina como exfoliante de la piel

Al menos una vez por semana debemos exfoliar la piel para eliminar las células muertas, potenciar su regeneración y facilitar la renovación de la piel.

Lo primero que debemos precisar es que necesitaremos sal marina, y no sal común o sal de mesa. El motivo es que la sal marina es un producto natural y no refinado, por lo cual es rico en minerales que nutren y suavizan la piel.

Tiene propiedades relajantes —como los famosos baños de sales— y antisépticas, por lo cual debes evitar las zonas con cortes y heridas.

Por otro lado, al aplicarla sobre la piel y dejarla actuar unos instantes también tiene la virtud de absorber las toxinas a través de los poros de la piel.

Gracias a la cantidad de calcio que tiene la sal marina, ésta puede convertirse en tu mejor aliada para limpiar los poros obstruidos en la piel. En términos generales, estos son los beneficios de la sal marina para tu piel:

  • Absorbe las que causan el acné
  • Oxigena la piel
  • Devuelve los minerales como el sodio y potasio que perdemos durante nuestras actividades rutinarias
  • Retrasa el envejecimiento
  • Restaura tejidos

Es por eso que, queremos compartirte el siguiente video para preparar este exfoliante con sal marina 100% natural Recomendamos usar, para el cuerpo, sal marina gruesa y, si lo deseamos, también fina. Para zonas delicadas debe ser siempre sal fina.

¿Cómo nos exfoliamos?

  • Esta exfoliación la haremos una vez entremos a la ducha y sobre la piel húmeda.
  • Tomaremos un poco de nuestro exfoliante casero y nos empezaremos a masajear los pies. Debemos insistir en los talones, tobillos y zonas endurecidas en general.
  • Iremos subiendo por las piernas haciendo movimientos circulares y con una presión media, en especial, en zonas de mala circulación y celulitis.
  • Masajearemos el abdomen, siguiendo la forma del intestino, el pecho, con más suavidad, y los brazos.
  • Dejaremos actuar el exfoliante durante un minuto y nos aclararemos con agua.
  • Notaremos que la piel quedará todavía impregnada por el aceite. Pero cuando salgamos de la ducha y nos sequemos estará perfecta.
  • Para la cara recomendamos usar un exfoliante a base de azúcar.
  • Lo ideal es hacer una exfoliación una vez por semana. En épocas de exposición al sol es mejor hacerlo antes, para conseguir un bronceado más bonito y uniforme.

Para concluir, recuerda que la exfoliación es un paso importante para cuidar de nuestra piel. Sin embargo, evita realizarla con demasiada frecuencia para no irritarla.

 

Leave a reply